En plena campaña del Día de la Madre hemos preguntado a nuestros seguidores en redes sociales a qué huelen las madres.

El olor de una madre es el primer aroma que olfateamos y registramos cuando nacemos. Desde ese momento su olor personal pasará a formar parte de nuestra memoria olfativa.

La relación que mantengamos con la figura materna condicionará en gran medida las evocaciones aromáticas que nos genera su presencia o  recuerdo. Podrán ser más o menos positivas, pero seguro serán siempre intensas.

 

     Santiago Gil, escritor y periodista.

 

Santiago Gil, es periodista y escritor. Tiene el don de la palabra. Vive de su talento. Ganador del Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós. A él también le hemos preguntado a qué huelen las madres. Su respuesta ha venido en  forma de tres micro relatos que queremos compartir con todos vosotros. Relatos que formarán parte del contenido de nuestro próximo Café Virtual Cómo Escribir sobre Perfumes del Jueves 28 de Abril a las 19 horas. Porque como Vendedores de Perfumería, Parfumbloggers o Parfumlovers siempre surge una ocasión en la que nos ponemos a prueba teniendo que escribir sobre perfumes. Nada mejor que aprender de aquellos que saben combinar como nadie el arte de unir las palabras y apelar a los recuerdos.

Este es el primer micro relato:

 

Como si no existiera la muerte

Casi todos evocamos un recuerdo cuando se cruza un olor que distinguimos entre todos los olores del mundo. Ya sabemos que un perfume no huele igual en todas las pieles; pero sí se conserva su esencia, y esa esencia es la que se transforma luego en una sensación que a veces se vuelve imborrable en nuestra memoria, porque es en la memoria donde se gesta el milagro de poder recrear el olor que mantiene viva a quien ya hace tiempo que no puedo besar, ni tocar, ni escuchar cuando a veces  marco el número de su teléfono y cuelgo antes de que dé alguna señal o de que me responda fríamente alguien diciendo que me he equivocado. Yo escucho la voz de mi madre antes de que aparezca la señal, la escucho en mi memoria y la siento viva, hablándome desde dentro, porque quienes se van ya nos hablan desde nuestros adentros cada vez que queramos escucharlos.

También me llega su perfume. Me acerco al último frasco que utilizó, lo abro con cuidado y vaporizo la habitación. No está ella, pero sí puedo seguir el rastro de su presencia, como si ese perfume siguiera encontrando la piel que lo hacía oler de una manera diferente, tal como yo la recuerdo desde que era niña y me abrazaba fuerte para no sentirme sola lejos de su cuerpo, porque yo también formé parte de su cuerpo, yo era ella y, de alguna manera, lo sigo siendo ahora que no está físicamente y me llega su olor y su voz, y logro vencer al espacio y al tiempo, porque un aroma es eterno y atraviesa dimensiones que no se pueden concebir con el cerebro, me acerca a mi madre, me deja abrazada a ella y me siento de nuevo a salvo cuando todo huele como si no existiera la muerte.

Santiago Gil

Gran Canaria, 18 de Marzo 2022.

 

 

¿Quieres participar en el próximo Café Virtual con el escritor y periodista Santiago Gil: Cómo escribir sobre Perfumes?

 

Jueves 28 de Abril a las 19 horas (Madrid).

 

Aprenderemos algunos tips y recomendaciones de escritor para escribir sobre perfumes, hacer reseñas, evocar aromas y describir emociones olfativas.

 

Taller gratuito.

 

Si deseas inscribirte, envíanos solicitud de reserva de plaza a info@formacionperfumes.com

 

 

Deseo que este contenido te haya resultado útil. Si lo deseas, puedes reenviar este artículo a tus compañeros. Entre todos podemos crear una gran comunidad de Vendedoras de Perfumes.

Suscríbete

Podras recibir novedades

15585
ESCRÍBENOS
A %d blogueros les gusta esto: