Reconócelo. Te sientes rara. Notas que llevar esa mascarilla limita la comunicación con tu cliente. Y es verdad. Hemos perdido un 60% de la expresión facial. Esto es así y tú, como Vendedora de Perfumes, lo notas.

Recuerdo los primeros días que llevaba mascarilla y en los que pensaba que quizá tenía un problema de sordera. No entendía bien lo que me decían.

Quizá, por deformación profesional, me fijo mucho en los gestos que hace mi interlocutor para entender sus necesidades y con más de la mitad del rostro cubierto no puede descifrarse ese código no verbal.

Pero es que, además de no poder interpretar esas señales, no oía bien lo que decían. Es como si se hubiese bajado el volumen de la conversación. Posteriormente, encontré la explicación en varios artículos de prensa: las mascarillas reducen el volumen del tono de voz en al menos 12 decibelios.

Bueno, por lo menos no estaba sorda.

Simplemente, los códigos de la comunicación han cambiado y esto influye en la sala de ventas.

Cuando estés frente a tu cliente, esfuérzate en hablar en un tono más grave y más alto de lo normal. Habla más despacio, vocalizando más.

Exagera más los gestos y movimientos con las manos. Haz más aspavientos. El lenguaje corporal siempre ha sido muy importante, pero ahora cobra mayor relevancia.

Concentra todos los sentidos en tu cliente, actitud receptiva, abierta, para poder captar, para poder entender, para poder dialogar.

Centra toda tu atención en los ojos de tu cliente. Es tu mejor arma de comunicación.

Aprende a leer su brillo, sus movimientos, sus expresiones….aprende a leer el alma. Es la conexión más auténtica que podrás establecer con una persona. Quizá sea este, uno de los regalos que nos deje esta crisis.

Aprende a  sonreír con tus ojos y a expresarte con ellos.

 

 

Si lo necesitas, practica primero en el espejo de tu casa y entrénalo después con cada cliente que te toque.

Exagera los guiños, el arqueo de cejas, la sonrisa exagerada que alarga la línea de las pestañas. Tus ojos tienen que lograr decir lo que antes decía tu sonrisa.

Cuida tu maquillaje para hacer tus ojos más expresivos:

  • Resalta tus cejas. Unas cejas bonitas son uno de los adornos principales del rostro.
  • Delinea tus ojos.
  • Riza tus pestañas correctamente.
  • Maquíllalos con máscara de buena calidad.

 

En estos días, he recordado las enseñanzas de un bohemio pintor  que conocí en Montmartre, conocido por la expresividad de los ojos de sus retratos.  Decía: No importa lo bonitos que sean tus ojos, sino las emociones que sean capaces de transmitir”. ¡Cuánta razón tenía!

Así que  vamos  a sonreír tras la mascarilla porque la sonrisa, sí se ve en los ojos.

 

Deseo que este contenido te haya resultado útil. Si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones envíanos un email a info@formacionperfumes.com

Si lo deseas, puedes reenviar este artículo a tus compañeros. Entre todos podemos crear un gran comunidad de Vendedoras de Perfumes.

¡Hasta la semana que viene!

Elena Del Valle

 

Suscríbete

Podras recibir novedades

15585
ESCRÍBENOS
A %d blogueros les gusta esto: