Imagina que empieza a llover. Con los ojos cerrados sientes las gotas de agua resbalando por tu piel y haces una profunda inspiración. ¿A qué huele? A un viaje a la India, a un amor de verano, a unas vacaciones en la playa, a una caminata por la montaña…

Como bien sabes, los aromas activan nuestro cerebro y provocan una conexión inmediata con las emociones (positivas o negativas). El sistema olfativo está conectado con el sistema límbico y la amígdala, áreas del cerebro que se asocian con el desarrollo y el control de los estados emocionales. Por eso a cada uno de nosotros el olor a lluvia nos despierta recuerdos y sensaciones diferentes.

Según los expertos, ese perfume tan característico es el resultado de la combinación de tres aromas:

– El ozono, cuyo olor puede recordar al del cloro. También se relaciona con el olor a limpio.

– La geosmina, sustancia química producida por bacterias del género Streptomyces. Cuando hay sequía liberan sus esporas para poder sobrevivir. Con la llegada de la lluvia se propagan por el aire dando ese inconfundible olor a tierra mojada. Se traduce literalmente como “aroma de la tierra”.

– El petricor, que se libera cuando las gotas de agua golpean rocas, suelos de piedra o edificios. Es entonces cuando se difunden por el aire una serie de aceites procedentes de las plantas, que se han acumulado durante los meses secos.

Nuestros antepasados establecieron una relación muy positiva con el olor de la lluvia ya que anunciaba el fin de la sequía, lo que aumentaba sus posibilidades de supervivencia. Con las tormentas despertaba la naturaleza y el alimento era más abundante.

Incluso ahora, muchas personas advierten el olor de la lluvia antes de que llegue, sobre todo en verano. La explicación la encontramos en el ozono, que puede ser transportado por el viento a grandes distancias, anticipando así la llegada de una tormenta.

Y aunque el olor a lluvia nos puede parecer un tema más inspiracional que otra cosa, no puedo dejar de enumerar las importantes funciones que tiene en el reino animal:

– La geosmina ayuda a los camellos sedientos del desierto a alcanzar el oasis más cercano.

– El petricor disuelto en ríos, lagos y pantanos avisa a los peces de agua dulce de que ha llegado el momento adecuado para poner sus huevos.

¿Y a qué te gustaría que oliera tu piel tras un chaparrón de verano? Puede que a una fragancia de la familia olfativa floral acuática, que evoque la alegría, la espontaneidad y la búsqueda del placer.

Elena del Valle

Deseo que este contenido te haya resultado útil. Si quieres recibir las siguientes publicaciones del blog, regístrate en nuestra newsletter semanal, en info@formacionperfumes.com

Si lo deseas, puedes reenviar este artículo a tus compañeros. Entre todos podemos crear una Gran Comunidad de Vendedoras de Perfumes.

Si hay algún tema que quieras que tratemos o alguna anécdota que quieras contar, escríbenos. ¡Tú eres parte de este Club del Perfume!

 

¡Compra aquí el libro «La Vendedora de Perfumes»!

Tanto si eres un profesional del sector como si eres un apasionado del mundo del perfume, a través de este libro, podrás descubrir los secretos y técnicas de venta del universo olfativo, compartiendo experiencias y aprendizaje con una Vendedora de Perfumes.

¡Sumérgete en el apasionante mundo de la perfumería!.

Sí, quiero comprar el libro

 

Suscríbete

Podras recibir novedades

15585
ESCRÍBENOS
A %d blogueros les gusta esto: